LA MUDA Y LA PIGMENTACIÓN EN LOS CANARIOS DE FACTOR ROJO:
 
 
Tras el período de la reproducción, en el que las parejas seleccionadas para este fin ya han dado sus frutos, los canarios noveles del año, llega la época o temporada de muda. Los pájaros al nacer muestran un plumaje inicial o de nido que difiere en mayor o menor medida, según la especie, del plumaje que tendrán como ejemplares adultos una vez hayan finalizado su primera muda.
Es esta una fase o período de máxima importancia, sobre todo para aquellos pájaros que queramos presentar a los concursos. Debido a esta importancia, a continuación expongo mi experiencia y los aspectos que tengo en cuenta para que los ejemplares que he criado realicen una adecuada muda. Naturalmente, los diferentes criterios que en el citado artículo expongo no se constituyen como la norma a seguir, pues cada criador suele tener sus propios trucos, aunque tras leer este artículo los lectores convendrán en que coincidimos en más de una cuestión, sobre todo aquellos que como yo, se dediquen a la cría de canarios de factor rojo.
La principal premisa que se debe cumplir para que un ejemplar haga una muda sin contratiempos es que afronte este período en un perfecto estado de salud. Para que la salud del pájaro se encuentre en óptimas condiciones es imprescindible que tenga una adecuada alimentación y se encuentre en unas condiciones ambientales idóneas para el período que afronta.
ALIMENTACIÓN:
 
En cuanto a la alimentación, cada criador administrará mixtura o alpiste sólo, en función de su propio criterio, aunque muchos criadores de canarios de color de lipocromo amarillo se abstienen de utilizar las semillas grasas por temor al efecto doré del lipocromo amarillo cuando ejemplar come un exceso de carotenoides. Partiendo de la premisa de que cada cual va a utilizar una alimentación a base de semillas, es importante centrarnos en otros alimentos que son importantes para el desarrollo de la muda en los canarios de factor rojo. Si bien es importante decir que la administración de semillas grasas como la linaza puede ayudar a la fijación de los pigmentos.
 
Durante la muda, debido a las altas temperaturas, es importante administrar alimentos variados y refrescantes como la fruta, o el pepino. Durante muchos años he puesto alimentos ricos en carotenoides como el pimiento rojo o la zanahoria, aunque no he constatado que haya diferencias significativas en la pigmentación entre los ejemplares que han comido este tipo de alimentos y los que no. Aun así, son alimentos que al ser ricos en carotenoides en mayor o menor medida ayudan a la pigmentación de nuestros ejemplares.
 
Algunos de los alimentos ricos en carotenoides y que podemos aportar a nuestros canarios son los siguientes: el tomate, la zanahoria, el maíz, la yema de huevo, la espinaca, el pimiento rojo, algunas frutas, las algas etc. La spirulina tiene un poder pigmentante mayor que el de los alimentos citados, además de suponer un gran complemento alimenticio.
 
Los canarios melánicos sintetizan las melaninas a través de unos aminoácidos esenciales, tales como la tirosina etc. Durante varios años, administré durante la muda alimentos ricos en esos aminoácidos esenciales y que participan de la síntesis de melaninas, sin notar que los resultados mejorasen a nivel de una mayor oxidación melánica ni nada parecido, por lo que en sucesivos años dejé de administrar de forma extraordinaria este tipo de alimentos. Lo importante realmente es que no haya una limitación de este aminoácido para que se produzca correctamente la síntesis de las melaninas, pero conviene tener claro que una sobredosificaión de tirosina no oxidará más nuestros canarios.
LA PIGMENTACIÓN:
 
A la hora de pigmentar, nuestra mayor preocupación se debe centrar en administrar a nuestros ejemplares un pigmentante de calidad y en la dosis adecuada. Los pigmentantes utilizados son variados; no obstante los más utilizados son la cantaxantina, el carofil , el betacaroteno, el pigmentante bogena etc. A lo largo de los años he utilizado diferentes tipos de pigmentos y a distintas dosis, llegando a varias conclusiones:

La primera de ellas es con respecto al betacaroteno, el cual siempre se ha dicho que tiene la propiedad de dar brillo al plumaje. Después de distintas pruebas he podido constatar, que el poder pigmentante del betacaroteno no sólo es menor que el del carofil o la cantaxantina, sino que no he notado un mejor brillo en el plumaje de los pájaros tras su administración. Por lo que en sucesivos años y hasta el día de hoy dejé de usarlo. Esta al menos es mi experiencia.

 Para mí, la base de una buena pigmentación la constituyen el carofil y la cantaxantina, los cuales desde hace años utilizo al 50% a una dosis de 15 gr por Kg de pasta. La cantaxantina, según mi experiencia con los canarios melánicos de la serie negra, aporta un color rojo más oscuro, menos anaranjado. De todas formas, la composición y dosis de administración de los pigmentos variará de un criador a otro, obteniendo óptimos resultados con distintas composiciones y dosis, aunque en este caso yo aporto mi propia experiencia.

Otra cuestión que para mí es básica y que a veces produce confusión es tener claro, al menos en los canarios melánicos, que la cantaxantina aporta un plus de pigmentación al que el carofil no llega por sí sólo. Aunque el carofil es un pigmento derivado de la cantaxantina, y son considerados por muchos criadores como productos con el mismo poder pigmentante, mi experiencia me ha demostrado que el carofil y la cantaxantina no son lo mismo ni tienen el mismo poder pigmentante. Al menos en mi experiencia he observado diferencias notables entre aquellos ejemplares pigmentados con parte de cantaxantina y aquellos que fueron pigmentados sólo con carofil u otros pigmentos, aquiriendo un color rojo más oscuro y brillante en el plumaje de aquellos ejemplares en los que entre sus pigmentantes se encontraba la cantaxantina.

La bogena, mezclada con el carofil y la cantaxantina, aunque en un menor porcentaje con respecto a las dos últimas también me ha proporcionado óptimos resultados en la pigmentación del plumaje de los canarios melánicos de factor rojo.


Es imprescindible que, independientemente del producto pigmentante que utilicemos, éste debe ser de calidad, de una marca que nos ofrezca garantías de calidad. En este caso yo pigmento con carofil y cantaxantina de la marca DSM ( anteriormente Roche ).

Otra cuestión de gran importancia es el medio a través del cual hacemos llegar el pigmento a nuestros canarios. Los dos medios posibles son mediante el agua de bebida o mediante la comida. Aunque hay opiniones de diferentes tipos al respecto del modo de administración, yo recomiendo particularmente que se administre el pigmento a través de la comida, en particular a través de la pasta de cría. La administración de los pigmentos en el agua hará que se manchen el plumaje, que se bañen en los bebederos, con la consiguiente descalificación en futuros concursos. Además se puede producir una sobredosificación, principalmente en verano, ya que los pájaros beben más.


La administración en la pasta de cría me parece más recomendable y es la que yo utilizo obteniendo óptimos resultados. En cuanto al tipo de pasta a utilizar, hay diferentes opiniones al respecto. Lo normal es utilizar una pasta mórbida, que normalmente son algo aceitosas y con mayor contendido en grasas, lo que ayuda a la fijación de los pigmentos en el plumaje y su transporte a través del torrente sanguíneo hasta las bárbulas de la pluma. Yo utilizo una mezcla de pasta seca, más rica en proteínas y una pasta mórbida a razón del 50 % entre una y otra.

Algunos criadores recomiendan y yo así lo hago, que es bueno administrar en la pasta una cucharada de aceite, yo lo pongo de oliva, pero otros criadores lo usan de girasol, de germen de trigo etc ya que los carotenoides, al ser sustancias liposolubles, sólo se absorben en el intestino en presencia de ácidos grasos, por lo que la administración del aceite puede ser beneficiosa para una mejor fijación y transporte del pigmento en el plumaje.


Debemos de tener cuidado al administrar los pigmentos en la pasta ya que he observado que en ocasiones, los pájaros introducen las patas en los comederos de pasta ( en caso de ser comederos interiores ) lo que les produce en ocasiones lesiones o infecciones en las patas que les hace perder la oxidación en el caso de los canarios de la serie melánica negra.

Una muda realizada en penumbra ayuda también a que el lipocromo del canario se muestre con más intensidad y brillo, aunque este aspecto lo desarrollaré más adelante.

Aquellos ejemplares que se encuentren enfermos o se sometan frecuentemente a tratamientos con diferentes medicamentos, por lo general no asimilarán bien los carotenoides y por consiguiente no pigmentarán bien.

Es muy importante diferenciar el momento en el que se inicia la pigmentación, según hablemos de ejemplares intensos y nevados, los cuales se deben pigmentar desde el nacimiento, y los ejemplares mosaicos, que se pigmentan a partir de los 45 ó 50 días, para que las grandes plumas no se pigmenten, tal como exige el estándar de color.

Por último, no debemos precipitarnos a la hora de retirar el pigmento de la alimentación de nuestros canarios una vez ha terminado la muda. Aunque el plumaje ya esté renovado y la muda terminada, aconsejo seguir administrando los pigmentos hasta que termine la temporada de concursos, por si el ejemplar pierde alguna pluma ésta le vuelva a crecer correctamente pigmentada. En este caso, no soy partidario de reducir la dosis del pigmento y sí la frecuencia, la cual puede pasar de ser diaria a días alternos.
CONDICIONES AMBIENTALES DURANTE LA MUDA:
 
La mayor parte del período de muda se realiza durante la estación de verano, cuando por lo general en España y especialmente en el sur, las temperaturas son muy altas. Normalmente la recomendación general es que los pájaros realicen la muda en cuartos con poca luz, en penumbra y a poder ser de temperatura fresca. En mi caso así lo hago, notando buenos resultados, llevando a cabo mis ejemplares una muda sin problemas y sin picaje, cuestión de gran importancia, ya que si se llega a producir este fenómeno entre nuestros ejemplares, se arrancarán entre ellos una gran cantidad de plumas, con el problema que ello conlleva, especialmente en los canarios mosaicos, donde la pérdida de las plumas remeras y timoneras que tienen del plumaje de nido, hará que las nuevas estén pigmentadas, con la consiguiente penalización a la hora de ser enjuiciados. Para evitar el picaje, la oscuridad puede ayudar, ya que los pájaros en estas condiciones se mantienen menos activos. Colgar en las jaulas distintos materiales como cuerdas, jibias etc que ellos puedan picotear también ayuda a evitar que se arranquen plumas entre ellos.
 
La oscuridad también es importante desde el punto de vista de la pigmentación, ya que los carotenoides se oxidan fácilmente con la luz, lo que puede repercutir en que el lipocromo del canario muestre una menor intensidad y brillo.
 
Aunque la recomendación de mantener los pájaros en lugares frescos y con poca luz durante la muda es una cuestión generalmente aceptada, tengo que decir que conozco a compañeros cuyos pájaros realizan la muda en voladeras al aire libre y obtienen igualmente buenos resultados, incluso con un adecuado lipocromo. Eso sí, argumentan que es imprescindible que en la voladera existan espacios permanentes de sombra, de tal manera que los pájaros sólo se expongan al sol cuando ellos quieran, normalmente no se equivocan en el momento de tomar el sol.
 
 Obviamente aquellos ejemplares de la serie negra que estén expuestos al sol, verán como las partes córneas adquieren una mayor oxidación que en el caso de que la muda la hicieran en penumbra. Mi consejo es que los canarios de la serie negra no deben ser expuestos al sol. De esta forma, el grado de oxidación que muestren en pico y patas, será debido únicamente a su potencial genético, lo que nos permitirá llevar a cabo una mejor y más fiable selección de esas cualidades.
 
Además, una excesiva exposición al sol puede hacer que el lipocromo pierda el brillo que debe presentar el plumaje.

 En cuanto al habitáculo donde los pájaros deben realizar la muda: lo ideal es que lo hagan en grandes voladeras, donde podrán ejercitar el vuelo, y precisamente el ejercicio hará que los pájaros vayan renovando el plumaje de una forma más rápida. En caso de no tener voladeras, las jaulas de metro o de dimensiones que nos sean muy pequeñas pueden valer. Lo primordial es que , independientemente de las dimensiones de la jaula, no haya una gran densidad de pájaros en cada una de ellas, evitando el hacinamiento, el exceso de suciedad, el picaje….
 


 
Es muy importante que las condiciones higiénicas de las jaulas o voladeras sean buenas, mostrando especial cuidado en el suelo de las voladeras, en las rejillas… para evitar enfermedades que suelen aflorar con las temperaturas altas y como consecuencia de comer alimentos del suelo, mezclados con heces, o en el contacto con rejillas y palillos sucios etc.


En cuanto a la higiene del propio pájaro, es importante que pongamos frecuentemente a disposición de los pájaros recipiente o bañeras donde los pájaros puedan bañarse, lo que repercute en que los pájaros tengan un plumaje más limpio y también en que tiren la pluma con mayor rapidez.

Una vez concluida la muda, comienza la preparación de nuestros pájaros para los concursos, etapa en la que tendremos que poner especial cuidado en que nuestros ejemplares muestren el máximo esplendor en su plumaje, para lo que es necesario una serie de cuidados que son dignos de ser tratados de una forma más extensa y no en este artículo que está dedicado al período de la muda. Espero haber ayudado a los lectores al contar mi experiencia y los cuidados que administro a mis pájaros durante este período.